Reforma de telecomunicaciones, ¿un cerco de ideas?